Av. Sangra: En la casa de don Klaus by Darío Ossandón

masticadores/Sur

“Que bien se pasó en la casa de don Klaus” se diría hasta años después. Se bailó como para año nuevo y se comió como para el 18 de Septiembre. Se estimó que toda la población había asistido esa vez al jolgorio. Incluso algunos atestiguan que el alcalde de la ciudad llegó luego de ser alertado de lo que se estaba gestando en la casa de don Klaus. Hileras de personas en una pista de baile que se improvisó en el patio y que luego se extendió a los patios de las otras casas. Parrillas con una dotación de carne que don Julio “el cabeza de Toro” donó especialmente de su carnicería. Tantas que parecía que, aunque se quisiera, no acabarían nunca. La banda del vecino del primo de Guillermo prestó sus servicios tocando boleros, bachatas, cumbiones del recuerdo hasta que no quedó ni un bailarín en pie. A pesar…

Ver la entrada original 198 palabras más

Possessor: El mito de la maquinaria humana by Darío Ossandón

masticadores/Sur

En una habitación hay un grupo de personas. Entre esas estás tú. En ese mismo lugar ocurre un asesinato a sangre fría, y el autor es una de esas personas; tú. Todos están choqueados por lo que acabas de hacer. Pero ni ellos, incluida tu persona, saben que no tienes control sobre tus sentidos, tus acciones y pensamientos. Entonces se podría decir que estás poseído, alguien más jalando de las cuerdas. En otros tiempos, incluso en estos, no hay que ir tan lejos, se estaría llamando al sacerdote más cercano para librarte del demonio que se ha hecho de ti y así librarte de tu sufrimiento a punta de rezos y rituales de salvación. Pero ¿y si te aseguro de quien no es un súcubo el que confiscó tu cuerpo? ¿Qué tan preparado estás para asimilar que posiblemente la persona que está tomando control de ti sea exactamente eso, una…

Ver la entrada original 704 palabras más

Joey Ramone: 1’98 de improbabilidades by Darío Ossandón

masticadores/Sur

Hoy 15 de Abril pero del 2001 falleció Joey Ramone. Siendo que escucho a los Ramones desde la adolescencia, anoche tomé asiento en mi escritorio y volví a caer en End of the century: The story of the Ramones, documental estrenado el 2004 donde se narra la historia de cómo cuatro pendejos de barrio, sin ninguna expectativa de vida, pasaron a esnifar pegamento en la casa de algún amigo a esnifar pegamento mientras recorrían el mundo dando giras, y de paso siendo un farol, una paradero en lo que música actual respecta. 

Y entre lo que es música y entrevistas al escritor Legs Mcneil, Debbie Harry, Joe Strummer, managers, amigos y familiares de esos cuatro cabros que no tenían muy claro qué hacían con sus guitarras, se enseñan el cotidiano de la banda: Dee Dee intentando apuñalar a Johny por haber llamado a su novia de ese entonces “Cerda” o…

Ver la entrada original 1.234 palabras más

Ni tan lejana, ni tan galaxia: Crítica a Maliseche, el despertar by Darío Ossandón

MasticadoresChile

Si algo queda claro en  Maliseche “el despertar” de Jesús Todemun es que no es otra cosa que un intento de novela de ciencia ficción, una obra que se antoja al bosquejo inicial de cualquier propósito literario. A pesar de todas las posibilidades que puede otorgar el género de la ciencia ficción, Maliseche corresponde a un molde archiconocido que el autor utiliza como escenario para describir las abundantes escenas de sexo que hay en el texto. Al igual que las millones de películas XXX que uno encuentra fácilmente en Internet, este libro ocupa el género al que pertenece para presentar una obra esencialmente pornográfica, carente de cualquier profundidad estética o narrativa. 

Maliseche Pagtukod es un mercenario cuyo único oficio y motivo de vida es viajar por el infinito cosmos, emborracharse y tener sexo. Es este último componente el que hace que la “trama” (por llamarla de alguna manera) no alcance…

Ver la entrada original 1.149 palabras más

Dos poemas by Darío Ossandón

MasticadoresChile

Película en blanco y negro

Un demonio se combate 
con otro demonio.

El miedo irracional, 
es mutilado.

Estaca que insertas en la carne
habitada por actores vestidos de colmillos.

La puerta del ataúd permanece sellada
con otro clavo oxidado

Nosotros dentro,
en esa reverencia 
horizontal a la muerte. 

Llamada perdida

Hice abandono de mi teléfono 
y les dije a todos que lo perdí
Que no supe qué le ocurrió.
Estoy seguro que si vuelvo al bar,
en el que obligué su orfandad, 
Se encontraría ahí.
Vibrando 
en esa mesita.
Requisado por las arañas de los baños.
Fijado en telarañas
y cerveza seca.

No me interesa 
Ya no quedan llamadas para mi. 

Ver la entrada original

Av. Sangra: La casita al fondo

Los gritos no dejaban dormir a Vicente. En el fondo del patio, desde el día en que llegó a vivir con su nueva familia, unos aullidos discordes y afligidos, que sonaban a llantos de muerto, dibujaban  un ser lastimado y peligroso bajo las frazadas en las que Vicente se escondía, para no oír más, para... Leer más →

El agente topo: Basta de mirar los lindos arbolitos by Darío Ossandón

MasticadoresChile

En el hogar de ancianos San Francisco vive un grupo de abuelitas y abuelitos (siendo las primera su mayoría) llevan una vida rutinaria y contemplativa, aunque ese no hubiese sido su plan para el ocaso de sus vidas. Algunas de estas señoras y señoritas pasan sus días como pueden. Extrañando a quienes las dejaron ahí y nunca más volvieron, o intentando recordar el nombre de la amiga, con quien conversan todas las mañanas en el desayuno, cuchicheando la tarde, recitando versos; esperando. 

Por los pasillos del hogar Sergio, uno de los residentes, camina sin la sospecha de sus compañeras y los funcionarios del lugar. Sergio está ahí, con cámaras ocultas y expuestas; en una misión secreta: hallar bajo ese techo cualquier abuso o mala práctica que pudiese estar menguando la vida de esas compañeras que ha conocerá durante tres meses.

El Agente Topo, último documental de Maite Alberdi (1983), es…

Ver la entrada original 372 palabras más

Un redoble hacia la muerte by Darío Ossandón

MasticadoresChile

A Juan Agüero

Estaba en mi último año en la enseñanza básica. Caminaba en línea recta durante veinte minutos todos los días. Me gustaba una compañera que se llamaba Karol. Era invierno. Tenía trece años.

En una hora muerta del día. Una de esas horas, donde el profesor falta por algún motivo. Juan escribió con seguridad en la pizarra. Todos asentimos y reímos. SKARMETAL decía en la pizarra. Es probable que la Pincoya, la profesora de lenguaje, se muera (si es que el Covid no la ha atrapado ya) sin saber que obligarnos a leer No pasó nada bautizaría la primera banda de la que fui miembro alguna vez. Con Fernando siempre quisimos tener una banda. El estar en un colegio de música nos ahorró el buscar muy lejos de nuestra sala de clases.

Lo siguiente era ensayar. Teníamos a los miembros y los gustos musicales en común. Escuetos…

Ver la entrada original 1.311 palabras más

A la muerte de un Huemul by Darío Ossandón

MasticadoresChile

A Francisco Martínez lo asesinaron. En una esquina donde trabajaba como malabarista. Fueron cinco las balas. Dos carabineros, cinco balas; siete contra uno. Falleció en la acera donde ofrecía su espectáculo en cada semáforo rojo.   La mitad del país lo ha lamentado. Porque era artista, porque se pudo evitar. Eso es quizá lo que más se lamenta. Es triste vivir con miles de soluciones en la cabeza de cómo la muerte de Francisco, así como en ese nombre residen los nombre de muchos otros que han perecido, pudo ser anulada. Sin embargo, somos esclavos del exterior: Piñera apoyando a los asesinos del artista, defendiendo su ley malintencionada. Preservando lo único que al parecer se interpone entre él y el linchamiento de un pueblo que en estos momento está siendo asesinado por las fuerzas armadas, que como a todo quien se les es agredido, intenta defenderse, reaccionar ante la violencia…

Ver la entrada original 467 palabras más

Entrevista Express: Antonio Ostornol y su novela “Chino”: El arte, aunque sea en sus versiones más negras, aporta a la vida y no a la muerte by Darío Ossandón

MasticadoresChile

Desde su hogar el escritor Antonio Ostornol (1954 – Chile) ha aceptado esta entrevista exprés donde le hemos consultado acerca de Chino, su última novela.

Chino trata sobre la marginalidad. El protagonista vive el exilio y el rechazo en distintos niveles de su vida. En el Chile de los ochentas que, como sabemos, vivía en dictadura. El protagonista, a raíz de un delito ocurrido en su tierra natal, es enviado a un colegio en la ciudad de Talagante, lugar que, por otro lado, también sufre una vulneración por parte de un Chile creciendo aceleradamente en la centralización de su capital pero dejando atrás al resto de sus ciudades. ¿Qué nos puede comentar sobre este paralelismo con respecto la vulneración sistemática del personaje y su entorno?

– Este fue un tema que me inquietó desde que tuve la oportunidad de trabajar en Talagante, una ciudad que está al lado de…

Ver la entrada original 825 palabras más

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora