El agente topo: Basta de mirar los lindos arbolitos by Darío Ossandón

MasticadoresChile

En el hogar de ancianos San Francisco vive un grupo de abuelitas y abuelitos (siendo las primera su mayoría) llevan una vida rutinaria y contemplativa, aunque ese no hubiese sido su plan para el ocaso de sus vidas. Algunas de estas señoras y señoritas pasan sus días como pueden. Extrañando a quienes las dejaron ahí y nunca más volvieron, o intentando recordar el nombre de la amiga, con quien conversan todas las mañanas en el desayuno, cuchicheando la tarde, recitando versos; esperando. 

Por los pasillos del hogar Sergio, uno de los residentes, camina sin la sospecha de sus compañeras y los funcionarios del lugar. Sergio está ahí, con cámaras ocultas y expuestas; en una misión secreta: hallar bajo ese techo cualquier abuso o mala práctica que pudiese estar menguando la vida de esas compañeras que ha conocerá durante tres meses.

El Agente Topo, último documental de Maite Alberdi (1983), es…

Ver la entrada original 372 palabras más

Un redoble hacia la muerte by Darío Ossandón

MasticadoresChile

A Juan Agüero

Estaba en mi último año en la enseñanza básica. Caminaba en línea recta durante veinte minutos todos los días. Me gustaba una compañera que se llamaba Karol. Era invierno. Tenía trece años.

En una hora muerta del día. Una de esas horas, donde el profesor falta por algún motivo. Juan escribió con seguridad en la pizarra. Todos asentimos y reímos. SKARMETAL decía en la pizarra. Es probable que la Pincoya, la profesora de lenguaje, se muera (si es que el Covid no la ha atrapado ya) sin saber que obligarnos a leer No pasó nada bautizaría la primera banda de la que fui miembro alguna vez. Con Fernando siempre quisimos tener una banda. El estar en un colegio de música nos ahorró el buscar muy lejos de nuestra sala de clases.

Lo siguiente era ensayar. Teníamos a los miembros y los gustos musicales en común. Escuetos…

Ver la entrada original 1.311 palabras más

A la muerte de un Huemul by Darío Ossandón

MasticadoresChile

A Francisco Martínez lo asesinaron. En una esquina donde trabajaba como malabarista. Fueron cinco las balas. Dos carabineros, cinco balas; siete contra uno. Falleció en la acera donde ofrecía su espectáculo en cada semáforo rojo.   La mitad del país lo ha lamentado. Porque era artista, porque se pudo evitar. Eso es quizá lo que más se lamenta. Es triste vivir con miles de soluciones en la cabeza de cómo la muerte de Francisco, así como en ese nombre residen los nombre de muchos otros que han perecido, pudo ser anulada. Sin embargo, somos esclavos del exterior: Piñera apoyando a los asesinos del artista, defendiendo su ley malintencionada. Preservando lo único que al parecer se interpone entre él y el linchamiento de un pueblo que en estos momento está siendo asesinado por las fuerzas armadas, que como a todo quien se les es agredido, intenta defenderse, reaccionar ante la violencia…

Ver la entrada original 467 palabras más

Entrevista Express: Antonio Ostornol y su novela “Chino”: El arte, aunque sea en sus versiones más negras, aporta a la vida y no a la muerte by Darío Ossandón

MasticadoresChile

Desde su hogar el escritor Antonio Ostornol (1954 – Chile) ha aceptado esta entrevista exprés donde le hemos consultado acerca de Chino, su última novela.

Chino trata sobre la marginalidad. El protagonista vive el exilio y el rechazo en distintos niveles de su vida. En el Chile de los ochentas que, como sabemos, vivía en dictadura. El protagonista, a raíz de un delito ocurrido en su tierra natal, es enviado a un colegio en la ciudad de Talagante, lugar que, por otro lado, también sufre una vulneración por parte de un Chile creciendo aceleradamente en la centralización de su capital pero dejando atrás al resto de sus ciudades. ¿Qué nos puede comentar sobre este paralelismo con respecto la vulneración sistemática del personaje y su entorno?

– Este fue un tema que me inquietó desde que tuve la oportunidad de trabajar en Talagante, una ciudad que está al lado de…

Ver la entrada original 825 palabras más

La noche en tres canciones by Darío Ossandón

MasticadoresChile

Sentadoen la baldosa gélida del baño dentro de un local que casi con seguridad todos hemos asistido, Nelson luchaba por no morir. Llevaba casi una hora arrinconado en el único cubículo por el temblor, el sudor, el desvarío y la náusea al que lo sometía su cuerpo. Se concentraba en mantenerse con vida. Algo similar a una orden dada a una mano, a uno de sus brazos, Nelson pretendía que su cerebro dejase en claro al resto de sus sistema que tenía estrictamente prohibido decaer, hacer abandono de sus células, traspasar su carne. La prohibición estaba fichada, por lo menos, hasta el fin de esa noche. Cuando su banda terminase de tocar. 

Intentaba poner algún tipo de lógica a todo lo que estaba aconteciendo dentro de su cabeza, una proeza. Tres días sin dormir, tres días desde que salió de su casa y se fue al departamento del “Brasil”…

Ver la entrada original 2.392 palabras más

Av. Sangra: Los servicios de Michelle

No había discriminación alguna. Todos eran posibles clientes para Michelle. Hombres, mujeres, Trans, Cis y no Cis. Lo único que necesitaban estos postulantes era tener una relación afectiva con alguien. Olvídense de ir a terapia de pareja, pensaba, tampoco a la consulta de algún astrólogos del amor. Michelle tenía pruebas, simples y concretas, imágenes y... Leer más →

Cortes del director by Darío Ossandon

MasticadoresChile

Nunca nadie hubiese imaginado que alguien podría cumplir una condena tan férrea por hacer una película. Pero esa persona existe. Su nombre: Pablo Salvatierra. Y es que desde un comienzo, si lo pienso, no fue él quien tuvo la culpa de todo. Nosotros, es decir, el mundo, también cargamos con la responsabilidad de lo ocurrido.

Salvatierra propuso un juego y nosotros, como era de esperarse, nos adentramos en su partida. La primera vez que vi 100 noches bajo Chile, la ópera prima de Salvatierra, fue con unos amigos. Sentados en las poco amistosas butacas del Cinearte Normandie. Era una película para llorar, pero no por la trama, sino por lo bien filmada que estaba. Ovacionada en Cannes, Sundance, en el mismísimo The Mephist Underground Festival. Todos rendidos ante la mente del chileno. Alguien que perfectamente podía ser mi amigo. Alguien que disfruta de los completos para el…

Ver la entrada original 2.086 palabras más

AC/DC, mi equipo

Veinte minutos me tardaba en llegar caminando a mi colegio. Trazaba un camino que pasaba por una estatua de la virgen maría donde me persignaba sin falta todos los días de esos cuatro años que recorrí ese sendero. Ese mapa que todos conocemos, el de la casa al colegio.  En ese mismo lugar que me... Leer más →

Chile: Cumpleaños, revueltas y pandemia by Darío Ossandon

Focus / Masticadores

En estos días tan cercanos a mi cumpleaños he pensado mucho, más de lo que me permito, en el transcurso de los ciclos y ese sentido de renovación que tiene pasar de un año a otro, de un día al siguiente, de tener una edad e inmediatamente comenzar desde cero. Darío Oses, escritor y actual director de la fundación Neruda, solía decir en sus clases de Mitología comparada que nuestra percepción del tiempo, como sociedad, está ligada a convenciones sociales: Segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años. Todas estas delimitaciones que ocupamos para llevar la cuenta de nuestra existencia son tan solo meras ilusiones y terminaba por declarar que nuestra suerte no tendría por qué cambiar el último segundo del 31 de Diciembre. Pero el individuo se alimenta de estos juegos ilusorios y rituales. Prefiriendo la creencia de que, al irse a dormir, se da una suerte de limpia. En…

Ver la entrada original 465 palabras más

Mi fobia a Papelucho by Darí Ossandón

Focus / Masticadores

Siempre le he tenido recelo a Papelucho. El legendario libro infantil que por años fue parte de las lecturas obligatorias de los colegios en Chile. Es que hablando con una amiga, concluímos que existió una época en que los profesores no conocían otro título para brindar al alumnado, que dicho sea de paso, experimentaban los primeros años de un sistema educacional precario y rudimentario en muchos aspectos que hasta el día de hoy parecen ser ignorados al momento de plantear la educación en este insufrible país.

Fue en una ocasión que entre anécdotas junto a mi hermana recordé un momento particular: Leyendo el famoso Papelucho detective, tuve una sensación de angustia que con perspectiva, me resulta muy extraña en un niño de seis años. Sobre todo en una actividad supuestamente inofensiva como la lectura. La terrible sensación provenía de mi cuestionamiento ante las decisiones que tomaba el protagonista…

Ver la entrada original 688 palabras más

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora